Las soluciones para salas de reuniones de Logitech permiten tener sistemas preconfigurados para salas pequeñas, medianas y grandes. En cualquier momento se puede organizar una reunión con ayuda de Logitech Tap, que ofrece integración de calendario, uso instantáneo de contenido compartido y participación mediante simple pulsación. Están preconfigurados con software optimizado para Google Meet, Microsoft Teams y Zoom Rooms.

Soluciones para salas pequeñas

Incluye la cámara para conferencias Logitech Meetup todo en uno con cámara ultra HD 4J con zoom HD 5X, lente panorámica/inclinación robotizada y sistema de altavoces de gama completa. La instalación es despejada gracias al cable USB Logitech Strong de 10 m que permite conectar el Tap a un PC.

Soluciones para salas medianas

Incluye la cámara para videoconferencias Logitech Rally, un altavoz y una base de micrófono además del Logitech Tap. Ofrece una experiencia de usuario mejorada gracias a las tecnologías Logitech RightSense integradas en Rally. RightSight encuadra a los participantes, sin importar la distancia respecto a la lente. RightLight da prioridad a los rostros sobre el entorno y RightSound mejora la claridad de la voz, suprimiendo el ruido de fondo, nivelando las voces y centrándose en los hablantes activos para mejorar las reuniones.

Soluciones para salas grandes

Incluye la cámara para videoconferencias Logitech Rally, dos altavoces y dos bases de micrófono además del Logitech Tap. Permite ampliar hasta 7 bases de micrófono dependiendo del tamaño de la sala, cada base aporta cobertura para 6 participantes. Los dos altavoces proporcionan un excelente sonido en salas de gran tamaño. Un sistema de suspensión elimina casi por completo las vibraciones que atraviesan paredes, soportes y mesas mejorando la cancelación de eco.

“La nube” o cloud, ese concepto tan ambiguo y que tanto se usa cuando hablamos de tecnología. Ese concepto que engloba una amalgama de tecnologías tan variadas y complejas que cuesta entender que haya entrado ya en el vocabulario de cualquier usuario que posea un dispositivo conectado a Internet.

De todas esas tecnologías que engloba el concepto cloud queremos destacar la virtualización que, en proyectos adaptados a la gran mayoría de empresas, aboga a la centralización y consolidación con lo que las ventajas asociadas se multiplican exponencialmente.

Cuando hablamos del core de la empresa nos referimos a los equipos que sustentan la infraestructura tecnológica de la empresa. En él podemos incluir los servidores, los switches, el almacenamiento… Cuando afrontamos una renovación tecnología que afecta a ese core es el momento de plantearse la evolución a la virtualización.

Virtualizar significa disponer de un conjunto de recursos, principalmente procesadores, memoria, disco y acceso a la red, que compartimos asignándolos a los elementos virtuales que creamos sobre los recursos físicos.

¿Cuáles son las ventajas de la virtualización?

Empecemos por las que vienen derivadas de sus implicaciones.

Consolidación

Cuando afrontamos este tipo de proyectos siempre aflora un concepto que mejora notablemente el TCO al permitir un mayor aprovechamiento de los equipos. Los recursos arriba comentados son aprovechados en índices que van desde el 60% al 80% mientras que en equipos físicos los recursos están utilizados de forma irregular y van desde el 5% al 15% (fuente: Wikipedia)

Centralización

Aunque no sucede en el 100% de los casos, la gran mayoría de proyectos de virtualización suponen la centralización de la infraestructura para un mejor aprovechamiento de la misma. Con ello se consigue, además, mejorar procesos tan importantes como las copias de seguridad (en un único punto), la renovación tecnológica que puede planificarse conjuntamente y permite utilizar formas más sencillas de financiación como son el renting o leasing, la escalabilidad, la redundancia (al ser más sencillo plantear soluciones de HA únicas frente a distribuidas) o la simplificación entre otras.

Ventajas directas

  •  GreenIT: los costes energéticos asociados al propio consumo eléctrico de la infraestructura y a la capacidad de refrigeración necesaria, convierten a estas soluciones en ideales para la conservación y prevención del medio ambiente.
  • Reducción de los costes de espacio: los proyectos de virtualización permiten aumentar la densidad al poder utilizarse equipos diseñados para ello.
  • Reducción de los tiempos de parada: con las soluciones de HA asociadas y de redundancia, los tiempos de parada se reducen drásticamente y en caso de haberlos, los tiempos de recuperación son significativamente más cortos. El uso de Snapshots facilita los cambios, tanto en sistema operativo (actualizaciones, configuraciones…) como en software (nuevas versiones…) al permitir volver al punto anterior en cuestión de minutos si es necesario.
  • Facilidad de aprovisionamiento: gracias a las tecnologías que aportan los fabricantes, la puesta en funcionamiento de nuevos servicios se ve beneficiada de características como las plantillas, la clonación…
  • Balanceo dinámico: los recursos virtuales, por ejemplo un servidor, pueden desplazarse de un equipo físico a otro sin pérdida de servicio para, por ejemplo, casos de reparación o ampliación, mientras que en caso de fallo de un nodo pueden estar disponibles en otro nodo disponible de forma rápida y automatizada.

Principales soluciones

VMWareHyper-VXenServer

¿Llegaremos a disponer de más velocidad de acceso en redes inalámbricas que cableadas?

Con el objetivo puesto en mente de retro compatibilidad con las normas previas del estándard 802.11 (a/b/g/ac) preparémonos para la evolución WiFi a ax.

El cobre no ha tocado techo pero llegar a velocidades de 10Gbps supone un fuerte desembolso en electrónica de red.

La fibra no tiene techo, al menos teóricamente, pero, de nuevo, la inversión en electrónica es una resistencia importante.

De esta forma WiFi para el puesto de trabajo pueden ser una buena opción para aumentar la velocidad de acceso a la red.

¿Qué promete la nueva norma ax?

WiFi 802.11ax prevé velocidades de hasta 10Gbps. Será ratificado en 2019 (¿o lo veremos ya en este 2018?). En sus inicios ofrecerá velocidades similares a la norma ac excepto en la modulación 1024-QAM donde el ancho de banda será superior.

A esta nueva norma la acompañará un nuevo estándar en seguridad: WPA3. Este nuevo estándard debería cubrir los agujeros de seguridad de sus antecesores.

Intel ya tiene una entrada en su blog anunciando nuevos chipsets. Allí recomienda (y nos sumamos a su recomendación) no invertir todavía en equipos que usan la norma con el borrador 1.0. Estos, casi con toda probabilidad, no serán compatibles con la 2.0 y posteriores. Así que toca esperar y ver como se acaba definiendo finalmente.

Abróchense los cinturones para velocidades por encima incluso de las actuales redes cableadas… y para nuevos routers… y tarjetas de red… y más velocidad de conexión… y…

¿Veremos en 2020 nuestros dispositivos móviles solicitando 10Gbps a nuestras infraestructuras?